Deportivo compacto:Audi S3 Sportback 2019

Con 300 CV, un diseño renovado y acabados Premium, el modelo alemán conjuga deportividad y buen gusto a partes iguales.

En el reino de los compactos deportivos, la lucha por el podio se cotiza cara y ninguno de los pretendientes está dispuesto a dar su brazo a torcer. Sin duda, uno de los mejor preparados para reclamar el trono es el Audi S3 Sportback 2019, un vehículo que inicialmente estuvo disponible con 310 CV de potencia, pero que desde marzo de ese año y después de la adopción de un filtro de partículas reduce su caballaje hasta los 300 CV de nuestra unidad de pruebas. La tracción integral quattro, además del cambio automático de doble embrague S tronic de siete velocidades, junto con los recientes cambios estéticos estrenados por el compacto alemán, hacen del S3 Sportback un codiciado deportivo.

El Audi A3 es uno de los compactos Premium más carismáticos del mercado, apostando por el equilibrio en todas las facetas analizables. Siempre ha apostado por el comfort y la buena dotación de serie, si renunciar al dinamismo y poderío mecánico que se le presuponen a los mejores de la categoría. De este modo, después de la redenominación comercial de la gama, llevada a cabo en diciembre del pasado año, el compacto alemán no ha cambiado demasiado respecto al modelo 2016. De esta forma, en nuestro caso, hablamos de un vehículo con unas dimensiones de 4,32 metros de largo, por 1,78 de ancho y 1,40 de alto. El maletero, sin ser un dato crucial en este tipo de vehículos, alcanza los 340 litros, más que suficientes para dar servicio a los cinco ocupantes que puede transportar.

En el plano estético, el S3 Sportback es un vehículo de apariencia discreta, pero que recurre a detalles específicos que demuestran su especial condición. Por ejemplo, las llantas de aleación de 18 pulgadas con diseño específico para esta versión, la parrilla singleframe acabada en negro mate, los logotipos repartidos por varias zonas de la carrocería, las pinzas de freno de color rojo con la firma ‘S’ o las cuatro colas de escape dejan claro que estamos ante un A3 Sportback ‘diferente’.

Algo parecido sucede en el interior, donde unos magníficos asientos de corte deportivo, con la tapicería de cuero con pespuntes rojos, además de los logotipos bordados, denota una categoría superior. Esta tapicería opcional combina con los paneles de las puertas que también lucen las costuras con el atractivo hilo rojo presente en diferentes partes del habitáculo. Los embellecedores de las salidas de aire, en rojo, o los detalles del volante o del cuadro de instrumentos, dejan claro que estamos sentados a los mandos de un S3 Sportback.

En el apartado mecánico, la principal diferencia respecto al anterior S3, tal y como hemos apuntado al principio, ha sido la adopción del mencionado filtro de partículas. La potencia del motor turboalimentado 2.0 TFSI queda fijada en 300 CV y el par motor en 400 Nm, disponibles entre 2.000 y 5.200 rpm. Debemos destacar la gran cantidad de fuerza con la que empuja el motor en un amplio régimen de giro. Siempre lo hace son suavidad, pero con decisión. No se aprecian baches en esa curva ascendente y eso hace que conducir el S3 Sportback resulte una delicia.

Otro punto a su favor es la óptima puesta a punto del cambio automático de doble embrague S tronic, con siete velocidades. La respuesta tanto al subir como al reducir una marcha es muy rápida y eso permite que siempre nos movamos en el régimen deseado de revoluciones. Tanto en modo automático, como en manual secuencial a través de las levas incluidas detrás del volante, la resolución de la ecuación que supone conducir un deportivo, siempre se resuelve de forma satisfactoria. Lo mejor, como siempre digo en estos casos, es no soltar las manos del volante y disfrutar de la conducción. El diseño achatado del mismo y la calidad del tapizado nos invitan a no soltarlo, es cierto.

El otro aspecto destacado es el plus de seguridad que aporta el sistema de tracción integral quattro. Con tan elevada cifra de potencia y un domador ejemplar de la misma, como es la caja S tronic, el conductor solo tiene que preocuparse de trazar las curvas sin salirse del asfalto. Parece una exageración, pero la realidad es que parece que vayamos sobre raíles. Siempre hay un poco más de empuje, si así lo solicitamos a través del acelerador, para deleite de nuestros sentidos, especialmente el oído. El sonido que emite el sistema de escape, especialmente en las reducciones, es adictivo y refuerza la sensación de deportividad del conjunto. Nunca está de más recordarlo, puesto que la suavidad de la suspensión, en los modos ‘Comfort’ o ‘Efficiency’, y los reducidos consumos si somos delicados con nuestro pie derecho, podrían hacernos pensar que estamos conduciendo un A3 40 TFSI de 190 CV.

No pienses que estoy exagerando. A diferencia de otros compactos deportivos más radicales, tanto estética como mecánicamente hablando, el S3 es un vehículo que podrás utilizar a diario. En este sentido, el control dinámico de la conducción Audi drive select juega un papel fundamental. Si bien, reproducir los 6,8 litros cada 100 kilómetros que anuncia oficialmente Audi como consumo medio oficial resulte una quimera, la verdad es que practicando una conducción sosegada, podrás ver en el ordenador de a bordo cifras cercanas a los 7,2 litros, sin demasiado esfuerzo. Te recuerdo que hablamos de un deportivo con 300 CV. En resumen, nunca te cansarás de conducir el S3 Sportback. Cuenta con todo lo que se le puede exigir a un coche: es rápido y contundente cuando así lo demandas, permite utilizarse a diario, tanto por discreción estética como por economía de uso y no renuncia a la tecnología y comodidades de un vehículo moderno. Si no es el vehículo perfecto, créeme que se le parece bastante.

Antes de concluir, déjame hacer una breve alto en el apartado tecnológico. Como bien habrás supuesto, el S3 Sportback es capaz de ofrecer un amplio surtido de argumentos a los clientes más indecisos. En el catálogo de extras encontrarás aliados tan convincentes como los faros Matrix LED, diferentes paquetes que engloban diversos sistemas de seguridad como el de asistencia al conductor, suspensión adaptativa Audi Magnetic Ride, techo panorámico, pinturas Audi Exclusive para la carrocería, así como diferentes equipos de sonido como el del especialista Bang & Olufsen con 14 altavoces y 705 W. Y esto es solo una pequeña muestra de las posibilidades de personalización que ofrece Audi para su S3 Sportback.

Un vehículo que tiene un precio de partida, en nuestro mercado, de 53.300 euros, aunque esa cantidad seguro que se incrementará, al configurarlo a tu gusto. Es el precio a pagar por tener uno de los mejores compactos deportivos del momento y que justifica cada uno de los euros que vale.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *